Stop Dreaming Big

dreams.jpg

Since we very are little, we are encouraged to use our imagination to dream really big. We start dreaming of fantastic worlds or alternate universes where all the things that trouble or bother us don’t exist. I find it charming how unrealistic we are as kids, and to be honest, being encouraged to use our imagination is key to well, being a kid. However, this is a luxury we no longer have when we grow older. I have come to the realization that the constant encouragement to dream ‘big,’ even as adults, is limiting our options and creating a ceiling to our opportunities that doesn’t really exist.

Our generation has seen the rise of the internet and the wonderful opportunities it has given us. There are businesses and professions that didn’t exist five or even one year ago and it is because of this constant movement and change that we think that pretty much anything can happen. But in reality, I think that we are missing the point of this wonderful boundless society we have created  because we have forgoed the most important step: doing.

I've listened far too many podcasts and read way too many interviews to know that most entrepreneurs and people out there doing really cool stuff never really dreamed they would be doing whatever it is they do.

These successful and interesting people don't really have dreams per se, they have ideas. They aren’t afraid to ask questions, they write down their random thoughts or sketch weird designs, and even spend all nights researching things they may have never been interested in until something real happens. All of this is not the magic of dreaming, it’s the magic of actions.

I'd like to think that this breathtaking world we live in is way more exciting than we are led to believe, and that most if not all times, pursuing what we think are good ideas, even if we are the only ones believing it might actually work, is what actually makes our lives better, not dreams.

So let's start with this: how about we stop dreaming about what we want to do with our lives and keep our options wide open? Let’s focus on what we like and begin asking questions that can lead us to new learnings until we find an actionable idea, and once there, we just go for it. I’m sure we’ll soon notice that what comes into live is not something we thought or dreamed about before but completely different, and  that, my friends, is magic.

Let’s make something out of 2017, shall we?

 

Desde que estamos estamos bien pequeños nos enseñan a que usemos nuestra imaginación y soñemos en grande. Generalmente comenzamos imaginando mundos fantásticos o universos alternos en los cuales todo lo que no nos gusta o nos molesta no existe. Pienso que es encantador lo poco realistas que somos cuando pequeños, y la realidad es que sé que usar nuestra imaginación es una parte clave de ser niños. Pero este es un lujo que no podemos disfrutar una vez más adultos en el día a día y en los últimos meses me he dado cuenta que ese deseo de alentar a que soñemos presente en todos lados, aún como adultos, limita nuestra opciones y comienza a crear un techo para nuestras oportunidades que en realidad no existe.

Nuestra generación ha visto el internet incorporarse en todos los aspectos de la vida moderna y todas las oportunidades que ha traído consigo. Hoy en día existen negocios y profesiones que hace cinco o quizás hasta un año atrás no existían y es por ese cambio y movimiento constante que estamos acostumbrados a creer que todo es posible. Pero para serte honesta creo que se nos ha olvidado la parte más clave de todo este asunto: actuar.

He escuchado tantos podcasts y leído millares de entrevistas a emprendedores y personas viviendo una vida plena para saber que ni ell@s mism@s se imaginaban que estarían haciendo lo que actualmente los ha hecho conocid@s o los ha ayudado a vivir el estilo de vida ideal. La mayoría de estas interesantes y exitosas personas no tienen sueños, tienen ideas. No tienen miedo de hacer preguntas, escriben todo lo que piensan o dibujan lo que imaginan y hasta se pasan horas aprendiendo acerca de cosas que tal vez nunca le llamaron la atención hasta que sucede algo concreto. Y está bien claro que la fuerza detrás de estos movimientos o negocios que vemos florecer estos días no son gracias a la magia de los sueños, sino de acciones.  

Quiero pensar que este fabuloso mundo en el que vivimos es mucho más emocionante de lo que nos hacen creer y que casi siempre perseguir una buena idea, inclusive cuando nadie a nuestro alrededor crea en ella, es lo que mejora nuestras vidas, no los sueños.

Así que por qué no comenzamos con esto: ¿que tal si dejamos de soñar con aquello que queremos conseguir o hacer y dejamos nuestras opciones abiertas? Vamos a intentar de simplemente concentrarnos en lo que de verdad nos gusta y comenzar a hacernos preguntas que nos puedan conducir a nuevos conocimientos. Si lo hacemos bien, estas preguntas nos llevarán a obtener nuevos conocimientos con los cuales podemos formar una idea para una vez allí, actuemos como sin dudarlo mucho para que se haga realidad. Seguro de nos daremos cuenta que este nuevo camino nos lleva a un lugar completamente diferente del que soñamos y eso, mi gente, es pura magia.

Propongo que disfrutemos con muchas ganas el 2017, ¿qué te parece?