Keep the 20 Year Old In You Alive

image.jpg

I feel that very often we are talking about never to "lose the child in ourselves," and I agree. We should try to hold on to the kid that marvels at the simple things in life and always believes everything will be okay. However, I'd like to propose another stage to hold on to, and that's our 20's. More specifically, right then when we turn 20.

Our early 20s are some of the most important years in our lives. It's when you are most likely in college - for us the fortunate ones that get to go - and when you expand our social circles and get to know people completely different than those that you grew up with, and what's even more exciting, it is when you start to understand who you are and who you’d like to become.

When you are 20 you are definitely an adult, but not quite yet. I can't speak for everyone's experience when they were or are 20 since we are all different, and we all need or needed to go through different situations, but I'd like to think you also had this sense of freedom, hope and tons of unapologetically fun times.

Hold on to the 20 year old that still didn't think getting a job was hard and full heartedly believed they could be anyone they wanted. Reconnect with the 20 year old that had energy to go out at nights and knew they were young enough to do so and that nights like those wouldn't necessarily repeat themselves once they got older. Hold on to the love you felt when you were 20 and to the urge to travel and see everything, because even though you had been in this world for two short decades in, you knew we wouldn't be here forever.

Hold on to all of the good things happening to you if you are 20, and all of the good things that happened while you were 20. Life is still this crazy scary inmensity we can wrap our heads around of, but it would be so much more enjoyable if the 20 year old in us never ever leaves.

Enjoy the stage where you are and keep the 20 year old you close. It's worth it.

 

Siento que muy a menudo hablamos acerca de "nunca perder el niño en nosotros," y estoy totalmente de acuerdo. Deberíamos de siempre tratar de aferrarnos al niño que se emociona con las pequeñas cosas y que siempre cree que todo va a estar bien. 

Por otro lado, quisiera proponer otra etapa a la que creo también deberíamos aferrarnos, y esa son nuestros veintes. En específico el momento en que cumplimos 20.

Los veinte tempranos son una de las etapas más importantes de nuestra vida. Es cuando estás en la universidad, para los afortunados que pueden, cuando comienzas a expandir tus círculos sociales y conoces gente muy diferente de aquellas con las que creciste, y lo que es aún más emocionante, comienzas a comprender quién eres y quién quieres ser en el futuro cercano.

Cuando tienes 20 eres definitivamente un adulto, pero todavía te falta. Tal vez tengas que tener un trabajito mientras tienes que cumplir con tus deberes universitarios, pero es probable que también tengas la libertad de que no tienes hijos, tus relaciones todavía no son tan serias y la vida es esto que te emociona y te asusta al mismo tiempo, que te sigue sorprendiendo y poniendo desafíos en tu camino.

No puedo hablar acerca de la experiencia de todos cuando tenían 20 ya que todos somos diferentes y cada uno de nosotros tuvo que pasar por diferentes situaciones, pero me gustaría pensar que también tuviste ese sentido de libertad, esperanza y diversión sin pedir excusas.

Aférrate al veinteañero que no creía que encontrar un trabajo era difícil y que con todo su corazón creía que podía ser todo lo que se propusiera. Reconecta con el veinteañero que tenía toda la energía del mundo en las noches y que sabía que era lo suficientemente joven para tenerla y que noches como las que decidió vivir no se iban a repetir cuando fuera más viejo. Aférrate al amor que sentiste cuando tenías veinte y la casi urgencia de ver el mundo y viajar, porque aunque solo tenías dos cortas décadas de vida se te hizo claro que no ibas a estar aquí para siempre.

Aférrate a todas las cosas buenas que te están pasando si tienes 20 y a todas las buenas que dejaste en tus 20. La vida es todavía esa inmensidad que nos asusta y que todavía no podemos entender por completo pero seria mucho mas divertida y valiosa si el veinteañero en nosotros nunca se va.

Disfruta la etapa en la que estás y mantén el veinteañero en ti cerca. Vale la pena.