Almost 22 / Casi 22

image.jpg

As my birthday gets closer I can’t help but stop and reflect a bit about this past year. See, I have always done things a bit too fast. I was born premature (still not sure how my name is not Milagros (Miracle in spanish) because I really was one), moved out of my house way before my parents had planned and usually make somewhat important decisions rapidly. There are innumerable things I remember since I turned 21 and it still surprises me how much has passed in such a short period of time.

When the clock hits 12:00 AM tomorrow I want to promise myself I will try new things, travel more and try to not be so hard on myself because hey, I am still very young. I will forget about what I sometimes think is right, for the wrong reasons, and just do things my way, because I can and because I owe it to myself.

One of the biggest lessons I will take for sure from my 21’s is that life tends to work out quite the opposite as we imagined but that doesn’t mean it is not beautiful, that it will not take your breath away and that it will not be absolutely stunning if you let it be.

Now that this is all out of head, there are no excuses. 

 

Con mi cumpleaños ya casi aquí, no he podido evitar parar y reflexionar acerca de este pasado año. Verás, siempre he hecho las cosas un poco rápido. Nací prematura (todavía no se como mi nombre no es Milagros), me fuí de mi casa mucho antes de lo que mis padres habían pensado y muchas veces tomo decisiones drásticas con rapidez. Hay una cantidad innumerable de cosas que recuerdo desde que cumplí 21 y todavía me sorprende cuánto ha pasado en tan poco tiempo. 

Cuando el reloj de las 12:00 AM mañana quiero prometerme que trataré cosas nuevas, viajaré más a menudo y no seré tan dura conmigo misma porque hey, todavía soy bastante joven. Me propondré también olvidar lo que creo es correcto, muchas veces por razones equivocadas, y hacer las cosas a mi manera porque al final puedo y me lo debo a mi misma.

Una de las lecciones más importantes que me llevo de mis veintiunos es que la vida generalmente termina siendo lo opuesto a lo que imaginamos pero eso no significa que no sea linda, que no te quite la respiración de la emoción y que no sea absolutamente hermosa si la dejas ser.

Ya que esto está fuera de mi cabeza, no hay excusas.