Sunday at Rockaway Beach

Domingo en la Playa Rockaway

By Carmen Rita Candelario

holarita-beach.jpg

Growing up in an island in the Caribbean I obviously didn't get to experience winter or fall. Both seasons were tangled into more or less sun, and often just more or less rain.

Coming to New York, a place where you get to experience all four seasons in all their majesty is quite a treat. Sure, winters are long and hard, but nothing beats seeing the city be born again when the sun comes out, and suddenly the subways are full of people with umbrellas, bathing suits and beach balls during the weekends.

You read that right: Subways!

Although I love to talk bad about the MTA pretty much daily on Twitter, it is still incredible to me that I can just grab the A line in Washington Heights and in less than two hours end up with sand in my toes.

This past Sunday I took Paula, a friend currently living in NY for a couple of months, to experience her first beach day in New York. We can't compare it to our beloved Sosúa, but for the people like us who work tirelessly during the week and don't get to leave an office often to enjoy the summer weather, a day out in the sun is always well received.

If you live in New York or visit during the summer make sure to pay the Rockaways a visit. The city recently rebuilt its boardwalk, where you can now comfortable bike or walk from beach to beach, especially to Beach 96 where there are some solid eating spots and public bathrooms, showers, and water fountains.

The best part? A metrocard will take you there, so you really have no excuses to not explore this area this summer.
 

Al crecer en una isla tropical es evidente que no experimenté las cuatro estaciones del año. Estas estaban casi enredadas una con la otra y se identificaban por más o menos sol o casi siempre más o menos lluvia.

Ahora viviendo en Nueva York, una ciudad donde puedes experimentar todas y cada una de las estaciones con todas sus fuerzas y belleza, ver el constante cambio es toda una experiencia. No podemos negar que los inviernos son largos y brutales, pero pocas cosas son más emocionantes que ver a la ciudad nacer otra vez cuando el sol sale otra vez y los trenes se llenan de sombrillas de playa y trajes de baño durante los fines de semana.

Lo leíste bien: ¡trenes!

Aunque personalmente hablo mal de la MTA casi todos los días en Twitter, todavía me parece increíble que puedo montarme en la línea A en el alto Manhattan y en menos de dos horas terminar con arena en los pies.

Este pasado Domingo llevé a mi amiga Paula, una de mis amigas actualmente viviendo en Nueva York por un tiempecito, a vivir su primer día de playa en la ciudad. Estamos de acuerdo en que no la podemos comprar con nuestra querida Sosúa, pero para la gente como nosotras que trabajamos largas horas durante la semana y casi nunca podemos salir a disfrutar del sol y el buen clima, un día al aire libre con arena, agua salada y buen ambiente es siempre bien recibido.

Si vives en Nueva York o estás visitando durante el verano, asegúrate de visitar la Playa Rockaway. La ciudad recientemente terminó la reconstrucción de su bella plataforma en la que fácilmente puedes caminar o montar bici hacia las diferentes playas, especialmente a la #96, donde hay varios lugares para comer excelentes y baños públicos, duchas y neveritas para mantenerte hidratado/a en muy buen estado.

¿Pero sabes cuál es la mejor parte de todo? Una metrocard te lleva justo a la playa, ¡ni más ni menos! Así que no tienes excusas para perdértelo este verano.

holarita-sky.jpg
holarita-rockaway.jpg
holarita-beach.jpg
holarita-beach.jpg
holarita-bikini.jpg
holarita-rockaway.jpg
holarita-hat.jpg
holarita-beach.jpg