Interview: Estefany Vásquez on Acting, Producing and Moving to Santo Domingo

Entrevista: Estefany Vásquez habla de la Actuación, Producción y Mudarse A Santo Domingo

Edited by Dahiana Vásquez

 Photo by Enmanuel Breton

Photo by Enmanuel Breton

Actress, filmmaker, violinist and social communicator, Estefany Vásquez is a sweet, charismatic and delightful person. But she is also a determined woman with a will to do things well while breaking all the paradigms established by our society. In this close encounter, she tells us a little about her experience in the production field in the Dominican Republic and what it has meant for her to migrate for her betterment without forgetting her roots, who she is and her love for art.

Tell us a little about yourself!

Let's see, where do I start? I am originally from Santiago de los Caballeros, affectionately "dei sitio," and very proud. I am a cheerful young woman, full of many colors, passionate about art in all of its expressions and I like to make soap bubbles. I am a dreamer, a worker, a perfectionist and a lover of plants and animals. I believe in magic and that everything can be achieved if you put faith and passion.

I have a degree in Social Communication with a minor in Audiovisual Production from the PUCMM and I took Professional Studies in the Arts at the Institute of Culture and Art of Santiago. I currently dedicate myself to acting and I am also a cinematographic director assistant.

How did you get into acting?

Well, I've been involved in the arts since I was a little girl. I remember watching TV and telling my parents how much I would like to be in there. I spent a lot of time in front of the mirror interpreting "my best characters." I was so wrapped up in my fantasy world that sometimes, without me noticing it, my family would get close just to see my performances in front of the mirror.

I had the grace that several professors noticed my attitudes and aptitudes for acting and thanks to that I was able to be part of school performances since very early. . Yet  it was not until I turned 12 that I had the chance to formally enroll in acting classes with Iván García Guerra, who wrote a monologue for me because I was too young to play  the other roles they had (I wanted to play a prostitute, and he wrote me a monologue about a girl); From there I went to the Experimental School of Integral Theater of La 37 por las Tablas which is where I finished my studies, under the tutelage of María Ligia Grullón.

What has been your most recent role?

I recently interpreted the role of a Chinese translator for the film Tuberculo Presidente, and I am currently preparing for the role of a college student for the most recent production of Panamericana de Producciones, the film "Hermanos" that is expected in theaters by the beginning of 2018.

On the tables, I am currently preparing two characters, which I intend to present later this year or early next.

What do you like most about cinema?

For me, the magic of cinema is that, although we can have a general idea of hat we are doing and creating, it is not until all the pieces of the puzzle come together during the editing process that one can see the result of everything filmed. For me, it is always a surprise. I also like that it is timeless. Once the piece is finalized, it remains unchanged over the years and that for history.

You currently work as an AD, tell us a bit about your experience!

Being an AD requires a lot of responsibility and ability to think fast. I handle the schedules at the set and I make sure that everyone in the production team does their job efficiently before we shoot so that the shooting day goes smoothly. I am the link between the director and production so I need to be  in constant communication with both departments. It is an exhausting role but I love it!

What I like the most is  running the shoot because I have control over everything. It is as if I was the conductor of an orchestra with all the instruments at my disposal. So far I have been an AD of many commercials and short films and right now I am in training to be an assistant director for feature films as well and the truth is that I fall in love everyday more with what I can achieve behind the camera.  

Between production and performing, which one do you consider more complex?

The truth is that for me each one has its own complexities. The complexity of the performance is that you are going to play  another person, which is already quite complicated, in some imaginary circumstances and it has to appear as real as possible. It involves getting into the  skin of another person and being able to disassociate from yourself completely.

On production side, you have to be aware of every detail. From wardrobe to the lighting that will be used, nothing can be overlooked. To all this you add that you need to work with people, which in truth is never easy.

How do you see the role of women in Dominican film productions? Is there an opening, especially behind the camera?

More and more women are working in cinema, both in front of the cameras and behind the scenes. For example, right now I am working on a film where the management team consists of four women and two men. Team leaders are also divided almost equally between men and women, which I find very enriching when contributing ideas. No one can say that women are weak and can’t carry cameras and so on because  women are increasingly occupying more production jobs, not only costume roles or art directors, but there are also many women working as camera assistants, directors and producers.

I dream of someday having a production with women only or where at least the top positions are occupied by females.

As many people have had to migrate to another city to achieve your professional development, what has that change meant for you, leaving home? Has it been worth it?

I never thought that I would have to move from Santiago to go to the capital. I thought about it a lot before doing it because it seemed to me that Santo Domingo was this sweltering city, bustling and with lots of traffic jams, which I still think, but in order to achieve professional development in the area that I have chosen for myself I needed to migrate.

I believe that more than anything, moving here has made me grow physically, emotionally and spiritually. I have become a more independent person, more confident in myself and what I think and want. Moving has created a detachment from material things and has also made me closer to my family, because, although far, they have always been my strongest support system.

For me the change has been worth it. I have met new friends, new opportunities and I have learned a lot about my field, especially both what should and should never happen in any production. I think that little by little I am getting to know the industry better and as I have always said, your work will be your biggest advocate. Because people see what you do, even if they do not say it, and when it is well done the word spreads and this has worked well for me so far.

What do you miss most about your hometown?

What I miss most are the people who live there. My family, both the ones related by blood as well as the family you choose, my friends, are all in Santiago. I have always said it, back in my town I am “somebody.” There is no place where I can’t find a familiar face. It’s been tough to start all over in Santo Domingo but I am slowly but surely getting there.

Besides the people and the warmth that there is in Santiago, I miss its corners, the cool breeze and the tranquility of its spaces. There is no comparison to my Ciudad Corazón, which, although it has everything or almost everything as there is in the capital, it will always has a campo feeling in their people and in the town itself.

 Photo by Enmanuel Breton

Photo by Enmanuel Breton

Actriz, cineasta, violinista y comunicadora social, Estefany Vásquez es una persona dulce, carismática y muy alegre. Pero también es fuerte, decidida y con una gran voluntad de hacer bien las cosas rompiendo todos los paradigmas establecidos por nuestra sociedad. En este encuentro cercano, ella nos cuenta un poco sobre su experiencia en la producción dominicana y lo que ha representado para ella migrar de ciudad para su formación sin olvidar sus raíces, quién es y su amor por el arte.

¡Cuéntanos un poco de ti!

A ver, ¿por dónde empiezo? Soy dominicana, oriunda de Santiago de los Caballeros, cariñosamente “dei’ sitio” y a mucha honra. Soy una joven alegre, llena de muchos colores, me apasiona el arte en todas sus expresiones y me gusta hacer pompas de jabón. Soy soñadora, trabajadora, perfeccionista, lunática (porque me encanta la luna), amante de las plantas y los animales. También creo en la magia y en que todo se puede lograr si le pones fe y pasión.

Soy egresada de la carrera de Comunicación Social con mención en Producción Audiovisual de la PUCMM y realicé Estudios Profesionales en Artes en el Instituto de Cultura y Arte de Santiago.

Actualmente me dedico a la actuación y también soy asistente de dirección cinematográfica.

¿Cómo empezaste en la actuación?

Pues desde muy niña he estado envuelta en el mundo de las artes. Recuerdo que veía la televisión y les decía a mis padres lo mucho que me gustaría salir ahí. Pasaba mucho rato frente al espejo interpretando “mis mejores personajes.”. Me envolvía tanto en mi mundo de fantasía que a veces, sin yo notarlo, mi familia se ponía cerca solo para ver mis shows  frente al espejo.

Tuve la suerte de que varios profesores notaron mis actitudes y aptitudes para la actuación y gracias a ello desde la primaria formé parte de los actos escolares del colegio. Pero no fue hasta que cumplí los 12 años cuando tuve el chance de inscribirme formalmente en clases de actuación con el maestro Iván García Guerra, quien escribió un monólogo especial para mí porque era muy pequeña para interpretar los otros que había en ese entonces (yo quería interpretar una prostituta, y él me escribió un monólogo sobre una niña).  De ahí pasé en la Escuela Experimental de Teatro Integral de La 37 por las Tablas, bajo la tutela de María Ligia Grullón y allí culminé mis estudios en actuación.

¿Cuáles han sido tu papeles más recientes?

Frente a la cámara recientemente interpreté el rol de traductora China para la película Tubérculo Presidente y actualmente preparo el papel de estudiante universitaria para la más reciente producción de Panamericana de Producciones, la película “Hermanos,” que se espera en los cines para inicios del 2018.

Sobre las tablas, actualmente estoy preparando  un montaje de dos personajes que pretendo presentar a finales de este año o a principios del que viene.

¿Qué es lo que más te gusta del cine?

Para mí la magia del cine está en que, aunque uno tiene una idea general de lo que está haciendo y creando, no es hasta que se unen todas las piezas del rompecabezas durante la edición que uno puede ver realmente el resultado de todo lo que se ha filmado. Para mí siempre tiene un efecto sorpresivo. También me gusta que permanece en el tiempo indefinidamente. Una vez realizada la pieza, permanece invariable a lo largo de los años y eso queda para la historia.

Actualmente trabajas como Asistente de Dirección, cuéntanos un poco de tu experiencia.

Ser AD es un rol que conlleva mucha responsabilidad y capacidad de pensar rápido. Yo manejo los tiempos del set y me encargo de que todo el mundo en una producción realice efectivamente su trabajo antes de la producción para que el día del rodaje todo fluya de la mejor manera. Soy el enlace entre el o la directora y producción, por lo tanto debo estar en constante comunicación como ambos departamentos. Es un rol agotador y bastante desgastante, ¡pero me encanta!

Sobre todo, me gusta mucho a la hora de correr el set porque tengo el control de todo. Es como si fuera la directora de una orquesta con todos los instrumentos a la disposición. Hasta ahora he sido AD de muchos comerciales y cortometrajes, y recientemente me estoy estrenando como directora asistente de largometrajes también y la verdad es que cada día me enamoro más de lo que puedo lograr detrás de la cámara.

Entre la producción y la actuación, ¿cuál consideras es la más compleja?

La verdad es que para mí cada una tiene su complejidad. La de la actuación está en que vas a interpretar a una persona, que ya es bastante enrevesado, en unas circunstancias imaginarias y que tiene que ser lo más real posible. Conlleva adentrarse en la piel de otra persona y poder desasociarse de su propio yo para dar espacio a que otro ocupe tu piel.

Por la parte de la producción, son muchos detalles que no se pueden dejar pasar por alto, desde el vestuario hasta la luz que se va a utilizar. Es un engranaje que de por sí es complejo también, además de que se trabaja con gente y por más que se quiera es también bastante complicado.

¿Cómo ves el rol de las mujeres en las producciones del cine dominicano? ¿Hay apertura, especialmente detrás de cámara?

Cada vez hay más mujeres en el medio cinematográfico, tanto delante de las cámaras, como detrás. Por ejemplo, ahora mismo estoy trabajando en una película donde el equipo de dirección está compuesto por cuatro mujeres y dos hombres. De igual forma las cabezas de equipo están divididas casi equitativamente entre hombres y mujeres, lo que me parece súper enriquecedor a la hora de aportar ideas. Ya no se puede decir que somos débiles para cargar cámaras y demás, porque somos cada vez más mujeres ocupando, no solo roles de vestuario o directoras de arte, sino que también hay muchas mujeres trabajando como asistentes de cámara, dirección y producción.

Yo sueño algún día hacer una producción de mujeres o donde al menos las cabezas sean ocupadas por féminas.

Como muchas personas has tenido que migrar a otra ciudad para lograr tu desarrollo profesional, ¿Qué ha significado para ti ese cambio, el irse de casa? ¿Ha valido la pena?

Yo nunca pensé que iba a tener que mudarme de Santiago para ir a la capital. A decir verdad, lo pensé mucho antes de hacerlo porque me parecía que la capital era una ciudad muy caliente, muy movida y con muchos tapones, cosa que aún pienso pero, efectivamente, para lograr un desarrollo profesional en el área que he elegido para mi vida necesitaba migrar.

Creo que más que nada, ha significado crecer en muchos sentidos, tanto físicamente como emocional y espiritualmente. Me he convertido en una persona más independiente, más confiada en mi misma y más segura de lo que creo y quiero. Mudarme ha creado un desapego a lo material y también me ha hecho más cercana a mi familia, pues, aunque lejos, siempre han sido mi primera mano de apoyo en todo momento.

Para mí ha valido la pena el cambio, aquí he conocido nuevos amigos, nuevas oportunidades, he aprendido muchísimo de todo, tanto de lo que se debe hacer hasta de lo que no se debe hacer nunca en un proyecto. Creo que poco a poco voy conociendo mejor el medio y como siempre he dicho, el trabajo es la mejor manera de darse a conocer, porque la gente ve lo que haces, aunque no lo digan, y cuando está bien hecho se comunica y es lo que me ha pasado hasta ahora.

¿Qué es lo que más extrañas de tu ciudad natal?

Lo que más extraño son las personas que viven ahí. En Santiago está mi familia, tanto la sanguínea como la que una elige, mis amigos. Siempre lo he dicho, en Santiago yo soy gente no hay un lugar donde vaya que no vea un rostro familiar. En Santo Domingo es otro mundo y me ha costado un poco volver a empezar, pero poco a poco se va logrando la cosa.

Además de la gente y la calidez humana que hay en Santiago, extraño mucho sus rincones, el fresquito que hay allá y la tranquilidad de sus espacios. No hay comparación con mi Ciudad Corazón, que aunque tiene todo o casi todo lo que hay en la capital, tiene ese aire de campo latente entre su gente y en la ciudad misma.

A post shared by Estefany Vásquez (@esvas12) on


Dahiana studied journalism in Spain and works as a multimedia producer in Santiago, Dominican Republic. She is a writer, photographer, traveler, GLR and human, and she loves to tell stories through different media and platforms like her blog. / Dahiana estudió Periodismo en España y labora como productora multimedia en Santiago, República Dominicana. Es una escritora, fotógrafa, viajera, GLR y humana, y le encanta contar historias a través de distintos medios y plataformas como su blog.