Mente a Na’ Pero a To': Nonsense About Life After College

Mente a Na’ Pero a To’: Disparates Sobre la Vida Después de la Universidad

By Lissy Dominguez

FullSizeRender.jpg

You know what sucks? Everything. You know what sucks as well? Not being able to say that out loud without people assuming the worst.

This isn’t news, some days everything feels so shitty and out of place, even if our lives are not really in shambles. I am not the first person (nor the last) to write a piece about how deteriorated our mental health can get due to social media and beyond, and I will certainly won’t be the last. I am also not the first to say that life after getting your bachelor’s degree isn’t always glamorous. That being said, I think I owe it to myself and possibly others to rant/vent a bit about this, as I feel like I am slowly fading away into a sea of overthinking.

Here’s a phrase I composed a long time ago that summarizes the last six years of my life: “I learned that life is an ever-changing current, and I’m not a good swimmer.” I moved from the Dominican Republic to New York in 2012, and ever since then I have learned many ways of how you can reinvent yourself. After spending four of those years learning self-awareness, skipping meals and spending late nights consumed by my self-deprecating thoughts, I finally graduated college with highest honors (Summa Cum Laude with Summa Difficulty). I have these high expectations for who I want to become, yet I can’t help but being hard on myself because I feel like I am not worthy of anything. I do what I have to do to make ME proud, but being proud is not the finish line.

It’s like your own destiny is asking you to dance bachata and you end up bopping at the wrong beat. I am not an envious person, but sometimes I find myself coveting the lives of others. It must be nice to have a job and to present yourself as a brand new person every single damn day online. This isn’t just about the people I follow on social media, but about me too. I try to be as transparent as possible, but damn, it’s tiring to justify myself whenever I get too real about how I feel online.

I am tired of the “but you’re always posting in social media/you seem to be doing fine” comments. Get a grip Fulano, this false reality bubble can burst any second, and I feel like I’m sinking even though I have a life jacket on. Above  all, I am tired of feeling like I am wasting my life because I can’t live up to people’s expectations and my own. So what if this sounds dramatic; life is a theater and this is my tragicomedy with a bit of drama.

Anyway, it’s one très cool thing to imagine a future for oneself and achieve it, and another is to sit down and feel sorry for oneself instead of acting. I always try to be as proactive as I can, but right now…I feel stuck.

I mean, why is this NOT the first time you read that a 22-year-old is struggling with self-confidence after graduation? Because we all float down here. I have been told time and time again that this is normal, but I no longer want to stay in this post-grad purgatory. I want to reach the stars and be proud of who I am professionally, all while using as many clichés as possible to annoy everyone.

I won’t end this on a happy note, because right now I still feel lost,and you know what? I’m ok with it. I will always struggle with the idea that what I can do is good, but I can always do better, even if it means sacrificing my mental stability. I am also aware that I carry many self-destructive habits that I have slowly stopped doing or hastily returned to. Truth be told, I can’t stand the toxicity that other individuals can bring into one’s life, but it doesn’t mean I can ignore my own toxic behaviors.

But I know myself, and I’ll figure this out eventually. This post-grad depression is nothing compared to a full-blown mid-life crisis; I’ll make sure to let you know how that goes in a few years.

If you find this relatable, share it. I want to know what your thoughts are and if you’re also sharing this life-jacket with me.

For now, ta-ta.

¿Sabes lo que es horrible? Todo. ¿Sabes lo que es peor? No poder decir esto en voz alta sin que todos asuman lo peor.

Esto no es noticia nueva, algunos días la vida se siente mal y fuera de lugar, incluso cuando en realidad no todo está en ruinas. No soy la primera persona (ni la última) en escribir un artículo sobre cómo puede deteriorarse nuestra salud mental gracias a las redes sociales y demás, sin duda no seré la última. Tampoco soy la primera en decir que la vida después de obtener tu licenciatura no es siempre glamurosa. Habiendo dicho eso, creo que me debo a mí misma y posiblemente a otros/as expresar un poco sobre esto, ya que siento que lentamente me estoy desvaneciendo en un océano de pensamientos excesivos.

He aquí una frase que compuse hace mucho tiempo que resume los últimos seis años de mi vida: "Aprendí que la vida es una corriente en constante cambio, y yo no nado bien.” Me mudé de la República Dominicana a Nueva York en el año 2012, y desde entonces he aprendido muchas maneras de cómo uno puede reinventarse. Después de pasar cuatro de esos años aprendiendo autoconciencia, dejando a veces de comer y desvelándome por mis pensamientos, finalmente me gradué de la universidad con los honores más altos (Summa Cum Laude con Summa Dificultad). De misma manera, tengo altas expectativas de quién quiero ser, y no puedo evitar ser dura conmigo misma porque siento que no soy digna de nada. Hago lo que tengo que hacer para hacerme sentir orgullosa, pero tener orgullo propio no es mi meta final.

Es como si tu propio destino te sacara a bailar bachata y tu haces el brinquito en el momento equivocado. No soy una persona envidiosa, pero a veces me encuentro codiciando las vidas de los demás. Debe ser agradable tener un trabajo y presentarse como una persona renovada cada día que pasa. No se trata solo de las personas que sigo en las redes sociales, sino también de mí misma. Intento que mi vida sea lo más transparente posible, pero señores, es agotador justificarme cada vez que digo cómo me siento online.

Estoy cansada de los comentarios "pero siempre estás publicando en redes sociales / parece que todo está bien.” Atiende bien Fulano, esa burbuja de realidad falsa puede reventar en cualquier momento y yo siento que me estoy hundiendo a pesar de que tengo un chaleco salvavidas. Encima de todo, estoy cansada de sentir que estoy desperdiciando mis días porque no puedo estar a la altura de las expectativas de otras personas y las expectativas mías. ¿Y qué si esto suena dramático? La vida es un teatro y esta es mi tragicomedia con un poco de drama.

De todos modos, es très jevi imaginar un futuro para uno mismo y lograrlo, y otra es sentarse y sentir lástima por uno mismo en lugar de tomar medidas. Siempre trato de ser lo más proactiva posible, pero ahora… me siento atascada.

Piénsalo: ¿por qué esta NO es la primera vez que lees que una joven de 22 años está luchando con la confianza en sí misma después de graduarse? Simplemente porque todos flotamos aquí. Me han dicho una y otra vez que este sentimiento es normal, pero ya no quiero quedarme en este purgatorio de posgrado, quiero alcanzar las estrellas y estar feliz de quien soy profesionalmente, y al mismo tiempo usar tantos clichés como sea posible para molestar a todos.

No voy a terminar esto con una nota feliz, porque ahora mismo me siento perdida y ¿sabes qué? No tengo problema con eso. Siempre lucharé con la idea de que lo que puedo hacer es bueno, pero siempre  puede ser mejor, incluso si eso significa sacrificar mi estabilidad mental. También estoy consciente de que tengo muchos hábitos autodestructivos que lentamente detuve o que vuelven apresuradamente. A decir verdad, no soporto la toxicidad que otros individuos pueden traer a la vida de uno, pero eso no significa que pueda ignorar mis propios comportamientos tóxicos.

Me conozco y sé que eventualmente todo estará resuelto y que esta depresión de postgrado no es nada en comparación con una verdadera crisis de la mediana edad; me aseguraré de dejarte saber que tal con eso en algunos años.

Si encuentras que esto se puede relacionar contigo u otros, compártelo. Quiero saber cuáles son tus pensamientos y si también usas este chaleco salvavidas conmigo.

Por ahora, ta-ta.


Lissy is a Media & Communication Studies graduate with a passion for the arts and nerd culture. As a Dominican woman in New York, her goal in life, aside from finding the perfect ramen bowl to eat, is to continue to break stigmas against Latinxs and the geek community. / Lissy es una graduada en Estudios de Medios y Comunicación con una pasión por las artes y la cultura nerd. Como mujer dominicana en Nueva York, su objetivo en la vida, además de encontrar el mejor ramen, es continuar rompiendo estigmas contra latinxs y la comunidad geek.